Escudo grande del Rey de España | Felipe VI

Felipe VI de España nace el 30 de enero de 1968 en la capital de España, en Madrid y es el actual Rey de España, titulo por el que ostenta la Jefatura del Estado y el Mando Supremo de las Fuerzas Armadas españolas.

Felipe de Borbón y Grecia es el tercer hijo de los reyes Juan Carlos y Sofía. Desde la proclamación de su padre como Rey el 22 de noviembre de 1975, recibió el 22 de enero de 1977 el título de Príncipe de Asturias, junto con los de Príncipe de Girona y Príncipe de Viana, correspondientes a los primogénitos de los Reinos de Castilla, Aragón y Navarra, de cuya unión se formó la Monarquía española. Además ostenta los títulos de Duque de Montblanc, Conde de Cervera y Señor de Balaguer.

El 30 de enero de 1986, al cumplir los dieciocho años, juró ante las Cortes Generales fidelidad al Rey, desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las Leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas, asumiendo la plenitud de su papel institucional como sucesor a la Corona.

El 1 de noviembre de 2003 se anunció su compromiso matrimonial con Letizia Ortiz Rocasolano. La ceremonia religiosa tuvo lugar el 22 de mayo de 2004 en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid. Del matrimonio han nacido dos hijas, las infantas Leonor, el 31 de octubre de 2005, y Sofía, el 29 de abril de 2007, ambas en Madrid, siendo la primera la heredera al Trono.

Felipe de Borbón cursó los estudios de Preescolar, Educación General Básica y Bachillerato Unificado Polivalente en el Colegio Santa María de los Rosales de Madrid hasta 1984 cuando, al concluir sus estudios secundarios, realizó el último curso escolar -equivalente al Curso de Orientación Universitaria- en el Lakefield College School, en Canadá. Desde septiembre de 1985 a julio de 1988 realizó sus estudios militares en la Academia General Militar de Zaragoza, Escuela Naval Militar de Marín y Academia General del Aire de San Javier, sucesivamente. De octubre de 1988 a junio de 1993 estudió en la Universidad Autónoma de Madrid, donde se licenció en Derecho, cursando también diversas asignaturas de la carrera de Ciencias Económicas. En septiembre de 1993 inició un Máster en Relaciones Internacionales en la Edmund Walsh School of Foreign Service de la Universidad de Georgetown (Washington D.C.) graduándose el 26 de mayo de 1995.

Desde la conclusión de los estudios académicos en Estados Unidos, Felipe de Borbón atiende los compromisos institucionales derivados de su condición de Heredero de la Corona en España y en el extranjero. Participa en los acontecimientos más relevantes de los diferentes sectores y ámbitos de la vida pública española. A partir de 1990 inicia una serie de visitas oficiales a las Comunidades Autónomas además de encuentros y reuniones con los órganos constitucionales, las principales instituciones del Estado y personajes del ámbito político, económico, social y cultural para estar en contacto con la realidad nacional e internacional.

A nivel internacional, como Príncipe de Asturias realiza numerosas actividades, con un papel muy activo en la promoción de los intereses económicos y comerciales de España. También está especialmente interesado en el fomento del conocimiento de la lengua y cultura españolas mediante el apoyo a la red de centros del Instituto Cervantes y a la creación de cátedras que difundan la historia y la realidad presente de España en las principales Universidades extranjeras. Desde enero de 1996 asume la representación de España en las tomas de posesión de los Presidentes Iberoamericanos.

Tras 39 años de reinado, el 2 de junio de 2014 Juan Carlos I comunica oficialmente su decisión de abdicar la Corona de España, decisión que se hace realidad con la firma de su renuncia al Trono el 18 de junio. Al día siguiente, su hijo Felipe de Borbón se convierte en el nuevo monarca, Felipe VI, tras su proclamación ante las Cortes Generales.

El acceso al Trono del rey Felipe se produce en un complejo contexto político puesto que, en los cuatro años previos (2010-2014), la Monarquía española se ve envuelta en diversos escándalos vinculados directamente con el rey Juan Carlos o su familia (la cacería en Botswana, la relación con Corinna y el caso Nóos). Por tanto, los primeros pasos del nuevo monarca entre 2014 y 2015 intentan ser ejemplares en todos los ámbitos para prestigiar la Monarquía y la figura del rey como Jefe del Estado, de ahí que sus primeras decisiones sean en esa línea: se diferencia entre «familia real» y «familia del rey» (aquí se ubican las hermanas del rey, las infantas Elena y Cristina), se revoca el título de duquesa de Palma para la infanta Cristina, se aprueba un nuevo código de conducta y normas sobre regalos en la Jefatura del Estado, se decide que, anualmente, se presentará un informal anual sobre las cuentas de la Casa Real y su auditoría.

Después de los dos primeros años de reinado, el sistema de partidos políticos se convulsiona con la aparición de una nueva opción política, Podemos, y el fortalecimiento del independentismo catalán. Dos días después del referéndum catalán del 1 de octubre de 2017, y en un ambiente donde la Generalitat de Catalunya manifestaba su clara intención de declarar unilateralmente la independencia de Catalunya, las palabras que el rey pronuncia en televisión el día 3 dirigido a la ciudadanía española, provocan fuertes críticas desde el ámbito de la izquierda política. Tres semanas más tarde, el Parlament de Catalunya aprueba la declaración unilateral de independencia (DUI) y el Gobierno que preside Mariano Rajoy decide la intervención del autogobierno catalán por el Estado, con la aplicación del mecanismo constitucional del artículo 155. Son momentos especialmente delicados para la Casa Real, cuyo equipo de comunicación se esfuerza en remarcar las funciones constitucionales del rey donde la Jefatura del Estado se sitúa al margen de las decisiones políticas y de los poderes del Estado.

A todos estos problemas, en el año 2020 se suma la inesperada aparición de una pandemia (covid 19) que amenaza seriamente la salud de la ciudadanía que hace que el Gobierno que preside Pedro Sánchez tenga que declarar el estado de alarma desde el 14 de marzo al 20 de junio, y el confinamiento general de la sociedad y economía. Se trata del problema más grave de salud pública que tiene que afrontar España durante los últimos cien años. En los primeros días de junio, la Fiscalía del Tribunal Supremo anuncia un proceso de investigación sobre la vinculación de Juan Carlos I y el cobro de comisiones en la adjudicación de las obras de construcción de una línea de alta velocidad ferroviaria en Arabia Saudí, entre Medina y La Meca, unos hechos que se remontan a enero de 2012, en los últimos años de reinado del rey Juan Carlos y que la fiscalía anticorrupción empieza a investigar en 2018. La Casa Real emite un comunicado el 15 de marzo en el que anuncia que el rey emérito dejará de percibir la asignación económica establecida en el presupuesto anual de la Casa Real y la renuncia del rey Felipe a cualquier beneficio económico derivado de la herencia de su padre.

Noticias Relacionadas