El Rey defiende los valores democráticos conquistados frente al aislacionismo unilateral

El Gobierno aprovecha el foro del bipartidismo clásico de La Toja para promocionar sus planes de recuperación para España.

JAVIER CASQUEIRO
CREADA. 29-09-2021 | 20:45 H
FUENTE. EL PAÍS | Publicación El País

El rey Felipe VI aprovechó su discurso de inauguración de la tercera edición del Foro La Toja Vínculo Atlántico para reafirmar una defensa clara de los valores conquistados durante esta etapa democrática frente a los “nuevos actores, nuevos equilibrios de poder y nuevos escenarios que generan cada vez una mayor incertidumbre y una mayor dificultad en la gobernanza en todos los niveles”. El monarca uso la plataforma de debate en A Toxa, que se ha convertido en la reserva de los defensores del bipartidismo clásico en España entre el PSOE y el PP, para sustentar que esos derechos y libertades deben “prevalecer frente a cualquier amenaza que pueda poner en riesgo lo que tanto costó alcanzar”.

Los ministros del Gobierno, la vicepresidenta económica Nadia Calviño y el titular de Exteriores, José Manuel Albares, utilizaron sus exposiciones en este primer día del Foro para promocionar las posibilidades que se abren para España si se ejecutan los planes previstos con los millonarios fondos europeos para salir de esta crisis provocada por la pandemia de manera diferente a cómo se sorteó la crisis económica de 2008.

El Rey habló antes de los cambios que se están observando en la sociedad internacional como consecuencia del nuevo orden geopolítico global. Fue ahí cuando quiso alertar ante las consecuencias de la aparición de los nuevos actores y escenarios que ponen en aprietos a los gobernantes y cuando los conminó a no caer en la tentación del aislacionismo, porque “no es una buena opción”.

Felipe VI aludió ahí a las implicaciones y transformaciones propiciadas por la pandemia de la covid-19 y cuando constató que ante ese escenario algunos analistas hablan “de la erosión del multilateralismo, del retorno de las tendencias proteccionistas, del poder de las técnicas de desinformación, de la volatilidad del orden internacional o del decaimiento de los valores tradicionales como fenómenos que están ocurriendo”. El Monarca sostiene que ante esos peligros “es precisamente cuando más debemos hacer para defender la libertad y los valores que nos han permitido la democracia, cuando hay que avanzar en la construcción de sociedades abiertas”.

La respuesta que propugna el Rey ante esos “nuevos tiempos que vivimos” es, por un lado, “un reforzado y más eficaz enfoque multilateral”. Y, por otro, no permitir que relegue “lo conquistado en derechos y libertades, en seguridad, en convivencia y en oportunidades”. Felipe VI enfatizó ahí que no se debería “permitir que se asiente una percepción accidental o coyuntural de esas conquistas”. Y concluyó: “Todos somos parte y tenemos mucho que hacer para salir adelante”.

El jefe del Estado no citó ni mencionó por su nombre a ningún partido concreto, ni llegó a denostar los populismos o radicalismos, como sí están haciendo estos días distintos dirigentes. Pero Felipe VI mencionó todas esas advertencias en el III Foro La Toja Vínculo Atlántico, que durante tres días va a congregar en el balneario gallego de la isla de A Toxa a expresidentes, ministros, exministros, y dirigentes en su mayoría ya retirados de la primera línea política pero que representan y quieren perpetuar todos los logros del bipartidismo que ejecutaron los gobiernos del PSOE y PP.

En el primer día de esta edición del foro los protagonistas, además del Monarca, fueron dos de los ministros más relevantes del actual Ejecutivo. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ensalzó ante el auditorio, plagado de ejecutivos, CEO y presidentes de las grandes empresas del Ibex, pero también de los expresidentes Mariano Rajoy y Felipe González, las grandes estrellas del evento, que España encara ahora la “gran oportunidad histórica” de salir de esta crisis pospandemia de manera muy diferente a como solventó la crisis económica de 2008.

“Recuperación muy intensa”

Calviño vaticinó una fase ahora “de recuperación muy intensa” en la que habrá que acertar en la toma de decisiones sobre todo sobre cómo se utilizan los 140.000 millones de euros que llegarán en el plan de recuperación financiado por la Unión Europea. Calviño recordó que esas cantidades suponen desde ahora a 2026 lo mismo que la UE ha aportado a España en las tres décadas que han transcurrido desde su adhesión.

La vicepresidenta primera anunció que ya ha enviado una remesa de cartas a los presidentes autonómicos en estos días para que le presenten entre uno y tres proyectos “simbólicos y con capacidad estratégica” para sus territorios y que tendrían la responsabilidad “tractora” para transformar las economías de sus zonas de influencia. Calviño avanzó ahí que el Gobierno apuesta por proyectos de hidrógeno para los vehículos o de medicina personalizada. Y resaltó la importancia, además de las reiteradas promesas por parte del Ejecutivo sobre la reforma laboral o la fiscal, de las nuevas leyes educativas y de formación profesional para “generar más oportunidades y empleos de calidad”.

El presidente gallego, Alberto Nuñez Feijóo, focalizó su intervención en alabar las virtudes, fortalezas y utilidades de las democracias liberales frente a todos sus críticos. Y piropeó a los expresidentes presentes en la sala, González y Rajoy, como “los mejores ejemplos de la estabilidad institucional”.

Noticias Relacionadas