Felipe VI y la llamada a Mohamed VI que podría ayudar en la crisis con Marruecos

El Rey necesita instrucciones de Moncloa para poder mediar en el conflicto.

MARINA PINA
CREADA. 19-05-2021 | 02:30 H
FUENTE. El Mundo | Publicación El Mundo

Casa Real está a la espera de instrucciones de Moncloa para mediar en la nueva crisis entre los dos países. Esa es la información oficial a la que ha tenido acceso EL MUNDO. Felipe VI puede convertirse en un activo importante para interceder y tratar de resolver el conflicto, que comenzó cuando Marruecos descubrió que España había permitido el ingreso por motivos humanitarios del líder del Frente Polisario en un hospital español a finales de abril. Sin embargo, la capacidad de actuación de Don Felipe está supeditada a los deseos de Moncloa. De momento, el Rey mantuvo una conversación telefónica ayer por la mañana con Pedro Sánchez en la que analizaron «las líneas de acción» a seguir en el conflicto. Después, Don Felipe se puso en contacto con el presidente de Ceuta para trasladarle su «solidaridad».

Si se lo reclaman, Felipe VI pondrá en marcha su capacidad diplomática y hablará directamente con Mohamed VI para tratar de suavizar la tensión. Así lo hizo el Rey en abril del año pasado, cuando llamó al soberano marroquí el Viernes Santo, en pleno confinamiento. Con la excusa de intercambiar información sobre la pandemia entre los dos países, Felipe VI contactó con su homólogo diez días después de que Marruecos aprobara de manera unilateral la ampliación de sus aguas territoriales en 200 millas. Esa fue la última ocasión en la que Don Felipe habló con Mohamed VI, según confirman a este diario fuentes oficiales.

La mediación de Casa Real en problemas con Marruecos no es algo nuevo, pues el Rey heredó de su padre la buena relación con la familia real alauí, primero con Hasán II y después con Mohamed VI, a quienes Don Juan Carlos trataba de «hermanos». Así, dos meses después de la proclamación, Don Felipe y Doña Letizia viajaron a Marruecos en una gira de presentación. El soberano marroquí se deshizo en homenajes para agasajar a la Corte española. Incluso invitó a los Reyes a celebrar el iftar, la cena con la que se rompe el ayuno durante el Ramadán. El hecho de que el Jefe del Estado visitara el país vecino durante su mes sagrado, algo muy excepcional, se interpretó como una muestra de amistad y cercanía.

A pesar de que Don Felipe comenzó así las relaciones con su homólogo marroquí, el Rey no ha conseguido todavía la buena sintonía que su padre tenía con Mohamed VI. Prueba de ello fueron las continuas cancelaciones que Marruecos hizo del viaje de Estado de los Reyes a su territorio. La visita se iba a producir en 2018, sin embargo, los marroquíes cancelaron el viaje en seis ocasiones, una de ellas seis días antes de producirse. En alguna de las anulaciones se especuló si la mala salud del Mohamed VI habría provocado alguna de las cancelaciones, aunque ese extremo nunca se confirmó.

El viaje finalmente se realizó a principios de 2019. Aunque se trataba de una visita de Estado, no duró más de 24 horas y los Reyes sólo pisaron Rabat, pese a que en un primer momento tenían planeado viajar a Casablanca y a Tánger. En esa visita se suscribieron diez acuerdos bilaterales entre los dos países.

A pesar de que la cordialidad entre ambas casas reales se mantiene desde hace décadas, nunca se ha tratado directamente el asunto del Sáhara Occidental, un territorio que fue español y que está pendiente de un referéndum. Es la primera vez que el líder del Frente Polisario provoca una crisis de tal nivel entre los dos países, y no hay antecedentes de cómo la podría abordar Don Felipe con Mohamed VI, aunque la hemeroteca muestra que los Monarcas españoles han procedido a visitar Marruecos cuando se supera la tensión.

El Rey Don Juan Carlos viajó por primera vez a Marruecos en 1979; entonces Hasán II y él destacaron la cordialidad entre las dos casas reales. En ningún momento hablaron sobre el Sáhara, territorio que cuatro años antes había sido invadido por Marruecos tras la Marcha Verde.

La segunda visita de Estado del Rey Padre al país tuvo lugar en 2005. Se produjo tres años después de la invasión del islote de Perejil por parte de una dotación de presa de la Marina Real Marroquí. Aunque el conflicto parecía solucionado, Mohamed VI se quejó en una entrevista de que se había sentido «abofeteado» por cómo España solucionó el problema bélico, así que se decidió que Don Juan Carlos le correspondiera con una visita de Estado. En 2006, Don Juan Carlos levantó el teléfono y en contacto con Mohamed VI frenó la llegada masiva de inmigrantes a Canarias. Lo hizo tras la petición de María Teresa Fernández de la Vega. Hoy, Felipe VI espera instrucciones.

Noticias Relacionadas